Lo que es y lo que no es.

Una palabra alumbra un significado como una mancha de luz. Hay conceptos, matices, que caen dentro dentro de esa mancha y quedan claramente definidos por la palabra y otros que permanecen entre sombras y no sabemos si entran o no entran en su definición. Esa ambigüedad nos incomoda. Nos parece inaceptable que un término defina

Asuntos exclusivamente de mi incumbencia.

Estoy escribiendo un ensayo. De hecho lo estoy acabando. No sé todavía como titularlo, pero trata, básicamente, de describir desde la visión de un publicitario, de un creativo, una serie de asuntos que han aparecido en mi vida que no están relacionados directamente con la publicidad pero que me llaman poderosamente la atención. Asuntos de

No vivimos en un universo de cosas solas.

El pensador transversal inglés Gregory Bateson decía que si queremos entender lo que sucede en nuestro entorno, debemos aprender a pensar como piensa la naturaleza. Si hacemos caso a Bateson, miramos a nuestro alrededor y reparamos en cómo piensa, cómo actúa, cómo se comporta, descubriremos que la naturaleza, en su esencia, es dual. Hay machos

Comprender con los ojos.

Yo entiendo la fluidez cuando veo un río, y entiendo la inmensidad cuando veo un océano. Me hubiera resultado muy difícil comprender lo que representa la fluidez o la inmensidad de no haber visto el río o el océano. Sin embargo, pese a la complejidad de ambos conceptos, he conseguido entenderlo perfectamente sin necesidad de

Las tres etapas de Montaigne.

Michel de Montaigne decía que cada idea novedosa que aparece en la ciencia sufre tres etapas. En la primera la gente rechaza la idea argumentando que no es verdadera. En la segunda se empieza a aceptar que la idea sea cierta, pero igualmente se la rechaza argumentando que no es importante. Y la tercera etapa