No vivimos en un universo de cosas solas.

Publicada en Publicada en La naturaleza de la realidad.

El pensador transversal inglés Gregory Bateson decía que si queremos entender lo que sucede en nuestro entorno, debemos aprender a pensar como piensa la naturaleza. Si hacemos caso a Bateson, miramos a nuestro alrededor y reparamos en cómo piensa, cómo actúa, cómo se comporta, descubriremos que la naturaleza, en su esencia, es dual. Hay machos y hembras, electrones y positrones, hemisferio izquierdo y derecho, materia y antimateria. La dualidad produce los juegos de simetría que tanto han fascinando desde siempre a los geómetras racionalistas y a los poetas.

Symmetry

Heráclito de Éfeso, consciente de esa dualidad antagónica, estaba convencido de que es justamente ese antagonismo lo que construye la identidad de las cosas y les otorga su fortaleza. Para Heráclito, la contraposición era el origen de todo. Todas las cosas se engendran a través de la discordia, la antítesis o el desacuerdo, así que esa oposición entre opuestos genera en realidad una bella armonía. A dicha interdependencia la bautizó con un extraño nombre: «enantiodromía»

La enantiodromía establece un juego entre dos extremos. Cada cosa tiene su opuesto o contrario que lo complementa, y sin su opuesto o su contrario esa cosa no podría sobrevivir porque no vivimos en un universo de cosas solas. Ni siquiera tiene sentido que el universo, o el tiempo, sean cosas únicas. Algo contrario tiene que existir. Un antiuniverso. Un antitiempo.

No lo digo yo, lo dice la naturaleza. La naturaleza piensa así.

4 comentarios en “No vivimos en un universo de cosas solas.

  1. Hola Daniel, me ha venido a la cabeza una idea que escuche en un viaje a Japón. Los opuestos absolutos ofrecen el mismo resultado, o resultan ser lo mismo. Es decir, el blanco extremo se encuentra junto al maximo negro. Algo asi. Resulta paradojico, que el contraste que ayuda a la identidad, tambien la iguale! 🙂

  2. Hay un proverbio inglés que dice algo así como que si vas demasiado al este alcanzas el oeste, es decir, que si fuerzas algo tanto llegas a lo contrario. Creo que la enantiodromia de Heráclito lo que viene a decir es que los opuestos son opuestos pero tienen la misma naturaleza, están construidos del mismo material. Eso explicaría lo que dices, que los opuestos absolutos sean lo mismo. Amor y odio son de la misma naturaleza, llevados a un extremo, tal vez descubramos que se parecen sorprendentemente.

  3. “Cosmos y Caos: orden y desorden. Eso es lo que significan esas dos palabras griegas. La historia de la ciencia se reduce a esto: una lucha eterna por descubrir el funcionamiento de la Naturaleza, un intento interminable de poner orden en el caos. […] Caos y orden, orden y caos. ¿No serán en el fondo las dos caras de una misma y maravillosa moneda: la Naturaleza?” Documental UNIVERSO MATEMÁTICO, Episodio 10: La búsqueda de un sueño: orden en el caos. (link: http://www.youtube.com/watch?v=-Ar26aIFG-E&list=PLB866D343EDD77023)

    De “Symmetry” a “Beauty of Mathematics” (link; http://vimeo.com/77330591).

  4. Personalmente, sospecho que, como con muchas cosas, nuestra comprension de la pregunta esta mal para empezar. Tal vez, al igual que nosotros percibimos que haya suenos dentro de suenos y juegos dentro de juegos donde no solo son juegos y suenos, tal vez percibimos una realidad virtual donde solo hay un viejo cerebro de carne luchando salvajemente para convertir un complejisimo universo en una historia organizada a la que llamamos “realidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *